Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

El coche eléctrico modular eMOC finaliza su desarrollo

Miércoles, 10 de septiembre de 2014 09:00

WhatsAppMeneamePrintEmail

Altran eMOCLa compañía de innovación y consultoría de ingeniería Altran España ha finalizado el desarrollo del eMOC, un coche diseñado siguiendo las últimas tendencias relacionadas con la movilidad, la conectividad y la sostenibilidad.

El concepto eMOC (Electric Modular Car) es el de un vehículo eléctrico urbano con la flexibilidad y capacidad de adaptación a las necesidades del usuario en cada momento, mediante su extensión con la ayuda de módulos.

De este modo, cuenta con un vehículo base, concebido para dos pasajeros y diseñado para cubrir las necesidades básicas de movilidad urbana, al que se acoplan, bajo unas reglas mecánicas, eléctricas y electrónicas estrictas, una serie de módulos que le ofrecen al coche características como más potencia, extensión de autonomía, autogeneración de energía con renovables, más capacidad de carga, pasajeros, etc.

Modular y conectado

El eMOC destaca principalmente por sus reducidas dimensiones (2.437 mm x 1.583 mm x 1.683 mm) y su peso ligero (estimado en 500 kg), que permiten ofrecer una solución energéticamente eficiente para desplazamientos cortos y medios de una o dos personas. La velocidad máxima está prevista en 80 km/h con una aceleración de 0-50 km/hora inferior a los siete segundos.

Este vehículo base está equipado con un sistema de tracción 100% eléctrico. Cuenta con dos motores integrados en las ruedas traseras (in-wheel motors) que le permiten una potencia conjunta de 25 Kw y un sistema eléctrico integrado en la plataforma del vehículo con un pack de baterías compactos, a base de celdas de litio-ion, con un sistema de intercambio de baterías rápido. La capacidad de la batería es de 15 Kw/h, lo que le permite una autonomía de 120 km en ciclo urbano.

Diseños y extensiones

El concepto de modularidad permite pensar en todo tipo de diseños y extensiones del vehículo para mejorar sus prestaciones, eficiencia o servicios al usuario. En este sentido se puede pensar en diferentes tipos como módulos de pasajeros, de generación de energía para cargar las baterías durante el trayecto o en estacionamiento; módulos de extensión de potencia o de incremento de la autonomía, o módulos de servicio para carga de equipaje, compartimentos frigoríficos o, simplemente, con fines publicitarios o estéticos.

Además, en el centro del vehículo se encuentra un dispositivo inteligente (smart vehicle) tipo tablet o smartphone que favorece su conectividad con el entorno (el usuario, otros vehículos, la ciudad, las redes eléctricas, peatones, etc.), permitiéndole interactuar con él y ofrecer notables mejoras en cuanto a la conducción, seguridad y servicios al usuario. Además, este dispositivo permite la configuración correcta de los módulos, ya que le permite su reconocimiento y la descarga de las informaciones necesarias para la gestión correcta de las nuevas funcionalidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *