Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

El ‘Curiosity’ aterriza con éxito en Marte

lunes, 6 de agosto de 2012 08:36

WhatsAppMeneamePrintEmail

Después de un viaje de 567 millones de kilómetros que comenzó en noviembre pasado, el robot Curiosity ha aterrizado con éxito en el suelo de Marte. Así lo atestigua la primera imagen que ha enviado, una toma en blanco y negro de escasa calidad. «Estamos en Marte otra vez, esto es increíble. Es un gran día», ha dicho pocos minutos después Charles Bolden, director de la NASA, desde el centro de control situado en el Jet Propulsion Laboratory de Pasadena (JPL, California).

El robot ha superado los «siete minutos de terror» de la fase de descenso. Su primera señal desde el cráter Gale ha llegado a la Tierra a las 7.32 h.

Complejo descenso

El equipo de la misión, formado por unos 700 profesionales, espera ahora recibir los datos mínimos para saber en qué condiciones está el vehículo, si todos sus equipos han superado la entrada en la atmósfera, el descenso de la plataforma sujeta de un paracaídas y la llegada al suelo del robot colgado de una grúa.

Las primeras fotos enviadas están tomadas por las cámaras del robot, de gran angular. Los datos preliminares de situación y estado de la nave han llegado a las 7.50 (hora peninsular).

Retransmisión online

La NASA transmitió por Internet la llegada del Curiosity a Marte, con cámaras en el centro de control del JPL, y también fue informando cada pocos segundos a través de Twitter del desarrollo de la fase de aterrizaje.

La señal del Curiosity, que tarda 13,8 minutos en llegar a la Tierra, se transmite a través de los dos satélites de la NASA (Odyssey y MRO) en órbita alrededor de Marte, cuyas órbitas y antenas se han sincronizado para la operación, en la que también colabora el Mars Express europeo. En las próximas horas debe desplegarse la antena principal del robot para establecer la comunicación directa.

Todoterreno de mil kilos

La misión que tiene encomendada este todoterreno de casi una tonelada es desplazarse por el cráter Gale y utilizar sus 10 instrumentos científicos (incluida la estación meteorológica española REMS) para analizar las rocas y el suelo marciano para intentar averiguar si alguna vez pudo haber vida en Marte.

De la comunicación con el Curiosity se encarga en la Tierra la denominada Red de Espacio Profundo (DSN, en sus siglas en inglés) de la NASA, incluida la estación de seguimiento de Robledo de Chavela, en Madrid. El descenso del robot en Marte esta a la vista de la estación de Canberra (Australia) y Robledo toma el relevo después para pasárselo unas horas más tarde a Goldstone (California). Las tres estaciones de la DSN están en contacto directo con el JPL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *