Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

Europa investiga para fabricar aviones más ligeros, seguros y rentables

viernes, 22 de febrero de 2013 17:36

WhatsAppMeneamePrintEmail

El diseño de aeronaves está evolucionando en los últimos años y la ciencia de la aviación avanza hoy más rápido que nunca para producir aviones más eficientes, silenciosos y respetuosos con el medio ambiente. El proyecto financiado con fondos europeos Wasis trabaja en una estructura de fuselaje realizada con materiales compuestos y basada en un concepto de entramado reticular (oblea) reforzado que mejorará el desarrollo de juntas estructurales de fuselaje.

AviónEl proyecto tiene también como objetivo cumplir con los estrictos requisitos medioambientales y de seguridad y lograr que su diseño y fabricación sean rentables. El método de retícula u oblea permite que los materiales compuestos adquieran un comportamiento mecánico más eficiente, se aligeren y mejoren su rendimiento estructural. La combinación de este sistema con elementos de unión semiabiertos y de micropin diseñados al efecto permitirá fabricar una estructura de matriz irregular e innovadora y reducir el peso de la aeronave.

Aeronaves medianas

El objetivo último del proyecto es desarrollar aeroplanos de tamaño medio, según ha informado la Comisión Europea. Los principales fabricantes de aeronaves producen aparatos con más tamaño y eficiencia, pero lo cierto es que el mercado de los grandes aeropuertos ya está saturado. El crecimiento de estas infraestructuras queda limitado por la disponibilidad de terreno y la capacidad del espacio aéreo. El coste de los combustibles no supone el único problema para el sector. Las normativas y los impuestos adicionales, en relación a temas medioambientales (principalmente ruidos y emisiones de CO2 y NOx), ejercen una presión financiera adicional sobre las compañías aéreas que las obliga a buscar formas nuevas de reducir costes.

El fuselaje es la sección principal de la aeronave en la que se encuentran la tripulación, los pasajeros y la carga. Desde hace unas décadas se emplea el aluminio en esta estructura, pero no ha sido hasta hace poco que se ha empezado a construir aviones con materiales compuestos, como el Boeing 787 y el Airbus A350. Tanto su fuselaje como su estructura de ala contienen como elemento principal un polímero de fibra de carbono reforzado. El proyecto Wasis evalúa la seguridad de este material mediante simulaciones y ensayos virtuales desde las primeras fases del diseño.

El diseño de esta sección de fuselaje innovadora se aunará con una tecnología de devanado de filamentos de alto rendimiento que abarata y agiliza la producción. Las muestras se fabricarán con vistas a probar la manera de aunar ambos conceptos. Los resultados del ensayo de las muestras se utilizarán para comprobar el método de oblea.

Prototipos

Wasis ya ha alcanzado las etapas finales de su segundo año. Los trabajos realizados en esta fase se han dedicado a mejorar el diseño del fuselaje y a investigar las juntas de micropin y las bovinas que se utilizarán en la estructura para evitar el corte de las fibras y mejorar la transferencia de cargas desde el bastidor metálico hacia la sección realizada con material compuesto. También se ha debatido sobre el diseño y las pruebas iniciales de fabricación de los bastidores de fijación, que ejercerán de interfaz metálica entre la sección de material compuesto y el resto del aeroplano.

También se han diseñado varios prototipos a escala utilizando el comportamiento de pandeo como criterio de escala de referencia. Los prototipos creados tienen dos tamaños: uno de un metro de diámetro y un segundo de medio metro de diámetro. Los ensayos de evaluación del proceso de fabricación garantizarán que el sistema pueda aplicarse a la producción de estos prototipos. También se han llevado a cabo ensayos para optimizar los materiales y el rendimiento de la matriz. Durante el último año y medio de Wasis se fabricarán los prototipos y se dará comienzo a una campaña de ensayo basada en un método de componente básico prefabricado con el que demostrar el rendimiento de la estructura y validar el diseño final. Todo ello conducirá a obtener un avión de mediana escala presurizado para fines comerciales con un diámetro no superior a los tres metros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *