Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

Batallas ganadas al sida en Sudáfrica: 6 años más de esperanza de vida y una tercera parte de infecciones de madres a hijos

Martes, 21 de mayo de 2013 16:09

WhatsAppMeneamePrintEmail

El sida, una enfermedad mortal durante los años ochenta, es hoy, 30 años después, una patología crónica tratable gracias a los antirretrovirales (ARV), unos medicamentos que logran reducir la carga viral en el organismo hasta impedir el desarrollo del síndrome, e incluso su contagio. Sin embargo, en muchos países el sida sigue siendo causa de muerte por la falta de acceso a los tratamientos.

Sida en SudáfricaSudáfrica es uno de los países con un mayor número de enfermos de sida del mundo (más de 5 millones) y cuenta con el mayor programa de antirretrovirales (1,9 millones de personas reciben tratamientos con ARV y se espera que sean 2,5 millones en 2014), según ha informado el diario Abc.

Las políticas del Ministerio de Salud haciendo llegar los tratamientos desarrollados en las tres últimas décadas por la industria farmacéutica innovadora han logrado elevar la esperanza de vida en seis años desde el 2005, de los 54 a 60 años, según un estudio realizado por el Consejo Sudafricano de Investigación Médica, el mayor incremento desde el fin de la esclavitud, en palabras del presidente de la institución, Salim Abdool Karim.

Las muertes relacionadas con el sida se redujeron de las 257.000 a las 194.000 en 2010, y la transmisión del virus de madres a hijos se situó en un 2,7 por ciento, frente a los 8,5 de 2008, gracias a la administración de ARV.

Por otro lado, científicos del Centro de Investigación para el Programa contra el Sida (Caprisa) comprobaron en 2012 que dos mujeres de la provincia de Kwazulu-Natal, en el este de Sudáfrica, desarrollaron anticuerpos capaces de destruir un 88 por ciento de las cepas de virus del VIH de todo el mundo. Se trata de una esperanza para la posible curación de la enfermedad o la elaboración de una vacuna.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *