Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

La mortalidad por enfermedad cardiovascular se ha reducido más del 40% en 17 años

lunes, 24 de diciembre de 2012 12:55

WhatsAppMeneamePrintEmail

La enfermedad cardiovascular (ECV) es la principal causa de mortalidad en los países de renta alta, y está mostrando un aumento continuo también en los países de renta baja o media. Sin embargo, en las últimas décadas se ha reducido la mortalidad por ECV.

En un estudio comparativo sobre las tendencias de la mortalidad por infarto de miocardio en EE.UU. y en España la Revista Española de Cardiología muestra que las tasas de fallecimientos se han reducido significativamente en ambos países entre 1990 y 2006.

Aunque las conclusiones del estudio reflejan que la disminución de la mortalidad por infarto de miocardio ha sido más pronunciada en Estados Unidos que en España, el descenso ha sido muy elevado en los dos países: reducciones relativas en los varones, el 42,7% (España) y del 59,7% (Estados Unidos), y en las mujeres, el 40% (España) y el 57,4% (Estados Unidos).

Métodos

SaludEl objetivo principal del estudio era describir las tendencias en mortalidad por Infarto de Miocardio en un país mediterráneo (España) y en EE.UU. Se obtuvieron los datos brutos de España y EE.UU. a partir de la información que proporciona el Instituto Nacional de Estadística y los Centers for Disease Control and Prevention, respectivamente. Los códigos analizados para el infarto agudo de miocardio fueron el 055 Infarto agudo de miocardio para los datos del Instituto Nacional de Estadística de España y los códigos de la Clasificación Internacional de Enfermedades 10, I21 e I22 para los datos de los Centers for Disease Control and Prevention. El análisis incluyó los últimos 17 años disponibles de ambos países (1990 a 2006), y los datos se estratificaron por edad y sexo.

Se calcularon las tasas de mortalidad brutas por IM para cada año, dividiendo el número total de muertes debidas a IM por la población real de ese año. La tasa de mortalidad estandarizada es la medida utilizada para evaluar la mortalidad relativa de una enfermedad en comparación con la población general. Se compararon las tasas de los países obteniendo las tasas de mortalidad estandarizadas basadas en la población estándar mundial. De esta forma, el número estimado de muertes se calculó utilizando las tasas de mortalidad del país y la población de referencia. Se realizó una estandarización indirecta con el empleo de las tasas de población específicas por edad y sexo, con los intervalos de confianza para la tasa de mortalidad estandarizada, lo cual permitía realizar una estimación de la mortalidad por IM en España bajo el supuesto de una distribución de edades y sexos de la población similar a la de EE. UU.

Para el análisis de tendencias y las proyecciones, se utilizó un análisis de regresión joinpoint mediante el programa informático proporcionado por el Surveillance Research Program delNational Cancer Institute de EE.UU. Este modelo de regresión permite identificar los puntos en que se produce un cambio significativo en la pendiente lineal de la tendencia. En el modelo, cada punto de cambio informa de un cambio significativo de la pendiente. Se calcula entonces el porcentaje anual estimado de cambio para cada una de esas tendencias mediante el ajuste de una recta de regresión al logaritmo natural de las tasas, empleando como variable el año.

Resultados

En España, la mortalidad por IM entre los varones estandarizada por edad se redujo de 190,68 muertes/100.000 en 1990 a 109,21/100.000 en 2006 (una reducción relativa del 42,7%). En EE.UU., las cifras correspondientes a los varones fueron 291,93 muertes/100.000 en 1990 y 117,54/100.000 en 2006 (reducción relativa del 59,7%). La mortalidad debida a IM entre las mujeres de España se redujo de 70,50 muertes/100.000 a 42,27/100.000 (reducción relativa, 40%), mientras que en EE. UU. se redujo de 144,05 muertes/100.000 a 61,37/100.000 (reducción relativa, 57,4%).

El estudio completo se puede consultar en el artículo publicado en la Revista Española de Cardiología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *