Los abrazos protegen frente a los efectos nocivos del estrés

• Marcadores: 2


abrazoEl apoyo de las personas que nos rodean juega un papel muy importante en nuestra salud. De hecho, y como muestra un estudio publicado en la revista Psychological Science, las personas que reciben abrazos de manera frecuente tienen un menor riesgo de desarrollar una infección asociada al estrés y presentan síntomas más leves ante una enfermedad.

Como explica el doctor Sheldon Cohen, de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh (Estados Unidos) e investigador principal del estudio, “sabemos que la gente tiene menos capacidad para combatir los resfriados en los momentos en los que tiene conflictos con otras personas. También sabemos que las personas que afirman sentirse apoyados por su entorno se encuentran protegidos, si bien parcialmente, de efectos del estrés como la depresión o la ansiedad”.

En consecuencia, “nuestro trabajo ha evaluado si la percepción de apoyo social resulta igualmente eficaz en la protección frente a la susceptibilidad de infección inducida por el estrés, así como si el recibir abrazos puede, además de aumentar esta percepción de apoyo, incrementar de por sí la protección frente a las infecciones asociadas al estrés”, indica el investigador.

Abrazos vs. estrés

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores contaron con la participación de 404 adultos voluntarios a los que, una vez consultados sobre su percepción de apoyo social, nivel de conflictividad con otras personas y frecuencia con la que reciben abrazos, infectaron con un virus del resfriado en un ambiente controlado.

Los resultados mostraron que las personas que se sienten apoyadas tienen un menor riesgo de infección asociado con el estrés –en este caso, causado por los conflictos con el prójimo–. Unos resultados que, asimismo, mostraron que los abrazos fueron responsables de una tercera parte del efecto protector que confiere el apoyo social.

En consecuencia, como incide el doctor Cohen, “nuestros hallazgos sugieren que el incremento de la frecuencia de abrazos conlleva una reducción de los efectos nocivos del estrés. Y en este contexto, el efecto aparentemente protector de los abrazos puede atribuirse tanto al contacto físico como a la percepción por el abrazado de apoyo e intimidad”.

2 Recomendaciones
comments icon0 comentarios
bookmark icon

Escribir un comentario