Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

Sorolla tierra adentro

Domingo, 14 de febrero de 2016 12:31

WhatsAppMeneamePrintEmail
Joaquín Sorolla. El arcoiris. El Pardo, 1907.

Joaquín Sorolla. El arcoiris. El Pardo, 1907.

Si algo identifica la pintura de Joaquín Sorolla (Valencia, 1863 – Cercedilla, Madrid, 1923) es su trabajo al aire libre y en plena naturaleza, no sólo a la orilla del mar, sino también en paisajes interiores. Así lo muestra hasta el 5 de junio de 2016 la exposición ‘Sorolla tierra adentro, que reúne 35 pinturas pertenecientes al museo madrileño que lleva su nombre.

Sorolla estudió en la Escuela de Bellas Artes de Valencia con Gonzalo Salvá, que lo introdujo en el realismo francés, e Ignacio Pinazo Camarlench, que le dio a conocer a los “macchiaioli” italianos; y en sus viajes a París entró en contacto con las versiones realistas del “luminismo”, el impresionismo y el postimpresionismo, que él integró a su manera, dentro de la particular estética renovadora del paisaje español de su tiempo, que intentaba hallar un carácter diferencial en el nuevo arte, encajando la tradición realista nacional en la modernidad internacional.

Tras la fracasada Revolución del 68 y el desastre colonial, tanto los pensadores como los artistas contemporáneos a Sorolla buscaron una imagen nueva para el país, alejada de la representación historicista de las glorias pasadas, y la encontraron en el puro paisaje, tanto en las regiones de la periferia peninsular como en la Meseta Central y de Castilla; en ésta particularmente se descubrió una estética geológica del suelo y un espiritualismo en línea con el gusto decadentista europeo. Para ellos, Castilla, sobria, austera y trascendente, sería la imagen más auténtica de la nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *