Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

El mundo clama por la salud del planeta

lunes, 22 de septiembre de 2014 13:45

WhatsAppMeneamePrintEmail

la imagen definitiva de la tierraEl cambio climático es una amenaza para éste, nuestro hogar-planeta. Pese a las evidencias científicas y las advertencias de los expertos, la intensidad de las medidas preventivas y paliativas discurre a un ritmo preocupantemente menor de lo que la realidad demanda y el sentido común y la mera supervivencia del ser humano, aconsejan.

Pero el mundo no calla. Ayer, en las calles de Nueva York, más de 300.000 personas, integrantes de 1.600 organizaciones, manifestaron su inquietud y a voz en grito exigieron a los líderes mundiales que asisten a la Asamblea General de Naciones Unidas y a la Cumbre del Clima la adopción de medidas vinculantes y, por encima de intereses de otro tipo, la unidad a la hora de adoptar acuerdos que eviten que la temperatura del planeta siga aumentando con sus, -así lo vaticinan los investigadores-, catastróficas consecuencias.

Nueva York no ha sido la única ciudad que ha mostrado su inquietud. Londres, Berlín, Ámsterdam, París, Estocolmo, Roma, Nueva Delhi, Melbourne, Río de Janeiro, México, Bogotá, Caracas, Santiago de Chile, Buenos Aires o Madrid, en donde la concentración no fue muy concurrida, se sumaron a las 2.700 movilizaciones realizadas en 158 países.

Tras el fracaso de la Cumbre del Clima de hace cinco años en Copenhague, la emisión de gases responsables del efecto invernadero sigue creciendo, -en 2013 aumentó un 2,3%-. Pero, al tiempo y al aire de las protestas, emergen motivos para la esperanza. Como la iniciativa del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que a través de la cumbre de líderes mundiales pretende dar un impulso a la negociación de un nuevo tratado sobre el clima.

Un viejo aserto de los pieles rojas afirma que sólo cuando el último río muera por la contaminación, el último árbol se agoste y el último pez sea pescado… el hombre se dará cuenta de que el dinero no es comestible. Tomemos nota.

Buenas movilizaciones. Buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *