Boletín SBN

Escribe aquí tu correo para recibir nuestro boletín con las noticias positivas más relevantes.

Un océano más limpio de lo esperado

miércoles, 17 de septiembre de 2014 11:58

WhatsAppMeneamePrintEmail
El buque Sarmiento de Gamboa durante la campaña de intercalibración en 2010. Joan Costa/CSIC.

El buque Sarmiento de Gamboa. Joan Costa/CSIC.

“El océano global está mejor de lo que se pensaba; la capacidad de degradación de los contaminantes y plásticos es mayor de lo que creíamos; las medusas no están aumentando globalmente, como se temía por el cambio climático; la acidificación del agua se está produciendo, pero es menos severa, en cuanto a sus efectos biológicos, de lo estimado, y las reservas de peces son entre 10 y 30 veces superiores a los cálculos previos”. Estas palabras para la esperanza, pronunciadas por el oceanógrafo Carlos Duarte, director de la Expedición Malaspina, resumen las primeras conclusiones de la ambiciosa iniciativa de la ciencia española que a lo largo de dos años ha circunnavegado, a bordo de las naves Hespérides y Sarmiento de Gamboa, y tomado muestras de todos los mares del planeta, con excepción de los polares.

Pero el positivo diagnóstico, advierten los expertos, está lejos de significar que no haya serios problemas derivados de la presencia de contaminantes en las aguas saladas del mundo, como las concentraciones de dioxinas, -compuestos generados en la combustión de residuos orgánicos-, que son mayores cerca de los continentes que en las zonas marinas centrales.

Menos plástico

En relación con la contaminación a escala planetaria por residuos plásticos, que experimentó un incremento más que preocupante entre los años 50 y 80 del pasado siglo, parece que no aumenta en el momento actual aunque la producción de estos materiales siga creciendo. “Tal vez los plásticos sean degradados por microorganismos. O esos productos se fragmenten hasta partículas tan pequeñas que se escapan a nuestras redes de sondeo, o algunos animales los están consumiendo… no lo sabemos”, comenta Duarte.

Un 2% de los plásticos que se producen en el mundo llegan a la costa, la mitad se hunde en el agua y la otra mitad entra en la circulación oceánica, “pero en realidad hemos encontrado solo el 1% de lo que debería haber”, concluye el informe de los científicos de esta proyecto, -que toma el nombre del navegante Alejandro Malaspina, que en el siglo XVIII encabezó una pionera expedición científica española- , y que por su dimensión ha situado a la investigación oceanográfica española en referente sobre la que articular futuros estudios sobre la evolución de los mares del planeta.

Buena investigación. Buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *