La dieta mediterránea también reduce el riesgo de cáncer de mama

• Marcadores: 2


dieta mediterráneaEntre otros muchos beneficios, la adopción de una dieta mediterránea se asocia con una reducción del riesgo cardiovascular, del deterioro cognitivo o de la probabilidad de desarrollo de diabetes tipo 2. Y como muestra el EpiGEICAM, estudio español publicado en la revista ‘British Journal of Cancer’, también conlleva una disminución significativa, de hasta un 30%, del riesgo de padecer cáncer de mama.

Como explica la doctora Marina Pollán, del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y coordinadora de este estudio, “nuestros resultados añaden más evidencia a favor de fomentar una dieta rica en verduras, fruta, aceite de oliva, pescado y legumbres, y limitar el consumo de alcohol, productos grasos, carne, embutidos, dulces y bebidas azucaradas”.

Y es que como destaca la especialista, “esta forma de comer que llamamos ‘dieta mediterránea’ puede ayudarnos a disminuir la frecuencia de cáncer de mama y también de otras enfermedades crónicas, como los problemas cardiovasculares o la diabetes”.

La importancia de comer sano

El estudio EpiGEICAM ha sido llevado a cabo con la participación de 2.034 mujeres –1.017 diagnosticadas de cáncer de mama y otras 1.017 sin la enfermedad, los denominados ‘casos control’– para ver la relación entre la alimentación y el cáncer de mama.

Para ello, los investigadores analizaron tres tipos de alimentación: dieta mediterránea –rica en pescado, vegetales, legumbres, patatas, frutas y aceite, y con bajo contenido de zumos y bebidas calóricas–; una ‘dieta prudente’ –con productos bajos en grasa, frutas, vegetales y zumos–; y la denominada ‘dieta occidental’ –con alto consumo de productos grasos, carne procesada, dulces, bebidas calóricas y bajo consumo de cereales.

Los resultados son concluyentes: comparada a la ‘dieta occidental’, el consumo de la dieta mediterránea se asocia con una disminución cercana al 30% del riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Por el contrario, y cuando menos en lo que al cáncer de mama se refiere, la ‘dieta occidental’ es la más perjudicial de las tres. El problema, como constata el estudio, es que se trata del tipo de alimentación más común entre las mujeres jóvenes.

Finalmente, los resultados no muestran ningún efecto, ni positivo ni negativo, asociado con la ‘dieta prudente’. Todo ello a pesar de que, dado su bajo contenido en grasa, debería esperarse algún beneficio.

2 Recomendaciones
comments icon0 comentarios
bookmark icon

Escribir un comentario